Cómo freír berenjenas para que queden crujientes

Descubre cómo lograr la textura perfecta al freír berenjenas para obtener un resultado crujiente y delicioso. Sigue estos sencillos pasos y sorprende a tus comensales con esta opción vegetariana llena de sabor. ¡No te pierdas esta receta fácil y saludable!

Ingredientes

Preparación

  1. Cortar las berenjenas en rodajas de aproximadamente 1 cm de grosor.
  2. Espolvorear sal sobre las rodajas de berenjena y dejar reposar durante 20 minutos para que suelten el líquido.
  3. Pasar las rodajas de berenjena por harina, asegurándose de cubrirlas completamente.
  4. Luego, sumergir las rodajas de berenjena en pan rallado, presionando suavemente para que el pan se adhiera.
  5. Calentar abundante aceite vegetal en una sartén grande a fuego medio-alto.
  6. Freír las rodajas de berenjena en el aceite caliente, girándolas ocasionalmente, hasta que estén doradas y crujientes en ambos lados.
  7. Retirar las rodajas de berenjena del aceite y colocarlas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  8. Servir las berenjenas fritas calientes y disfrutar.
Cómo freír berenjenas para que queden crujientes

Cómo evitar que la berenjena se oxide: consejos y trucos

La berenjena es una verdura deliciosa y versátil que se utiliza en una amplia variedad de platos. Sin embargo, una de las principales preocupaciones al cocinar con berenjenas es su tendencia a oxidarse rápidamente una vez cortadas. El proceso de oxidación hace que la berenjena se vuelva marrón y pierda su aspecto apetitoso.

Afortunadamente, existen varios trucos y consejos que puedes seguir para evitar que la berenjena se oxide:

  1. Corta la berenjena justo antes de usarla. El contacto con el aire acelera el proceso de oxidación, por lo que es mejor cortarla en el último momento.
  2. Sumérgela en agua con sal. Antes de cocinarla, sumerge las rodajas de berenjena en agua con sal durante unos minutos. Esto ayudará a prevenir la oxidación.
  3. Utiliza jugo de limón. El ácido cítrico presente en el jugo de limón actúa como antioxidante natural. Rocía un poco de jugo de limón sobre las rodajas de berenjena para evitar que se oxiden.
  4. Guárdala en un recipiente hermético. Si necesitas almacenar la berenjena cortada, colócala en un recipiente hermético en el refrigerador. Esto reducirá la exposición al aire y ralentizará el proceso de oxidación.
Receta:  Receta: Berenjenas con Miel al Horno

Con estos simples trucos, podrás evitar que la berenjena se oxide y disfrutar de su sabor y textura en tus platos favoritos.

Deja un comentario