Berenjenas Fritas con Miel de Caña

Las berenjenas fritas con miel de caña son una deliciosa opción vegetariana que no puedes dejar de probar. La combinación de la textura crujiente de las berenjenas y el dulzor de la miel de caña crea un contraste de sabores irresistible.

Además, este plato es fácil de preparar y perfecto como entrante o acompañamiento. Anímate a probarlo y descubre una nueva forma de disfrutar de la comida vegetariana.

Ingredientes

Preparación

    1. Cortar las berenjenas en rodajas finas.
    2. Espolvorear sal sobre las rodajas de berenjena y dejar reposar durante 15 minutos para que suelten el líquido amargo.
    3. Enjuagar las rodajas de berenjena para eliminar la sal y secar con papel de cocina.
    4. Enharinar ligeramente las rodajas de berenjena.
    5. Calentar aceite de oliva en una sartén a fuego medio-alto.
    6. Freír las rodajas de berenjena hasta que estén doradas y crujientes por ambos lados.
    7. Retirar las rodajas de berenjena fritas y colocar sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.
    8. Calentar la miel de caña en una cacerola pequeña a fuego bajo hasta que esté líquida y caliente.
    9. Servir las rodajas de berenjena fritas en un plato y rociar con la miel de caña caliente.
Berenjenas Fritas con Miel de Caña

El secreto para lograr unas deliciosas berenjenas fritas crujientes

El secreto para lograr unas berenjenas fritas crujientes radica en seguir algunos pasos clave. En primer lugar, es importante elegir berenjenas frescas y firmes. Asegúrate de que no tengan manchas o marcas visibles. Luego, corta las berenjenas en rodajas delgadas y uniformes para que se cocinen de manera pareja.

Receta:  Champiñones en la freidora de aire

A continuación, es necesario salar las rodajas de berenjena y dejarlas reposar durante unos minutos. Esto ayuda a eliminar el exceso de agua y evita que las berenjenas queden blandas al freírlas. Una vez transcurrido el tiempo de reposo, enjuaga las rodajas de berenjena y sécalas bien con papel absorbente.

El siguiente paso es rebozar las rodajas de berenjena en una mezcla de harina y especias al gusto. Puedes utilizar especias como el pimentón, el ajo en polvo o el orégano para darle un toque de sabor extra. Asegúrate de cubrir bien cada rodaja con la mezcla de harina.

Finalmente, calienta abundante aceite en una sartén y fríe las rodajas de berenjena hasta que estén doradas y crujientes. Retíralas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Deja un comentario